RSS Feed

Nacimiento de la Virgen según el Renacimiento.-10-julio-2017

Posted by Caminante y peregrino

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-RETABLO IGLESIA STA.  MARÍA LA MAYOR.-TRUJILLO

      Es un fenómeno cultural que comenzó en la Edad Moderna. Actualizó los principios de la antigüedad clásica pero respetó la tradición cristiana. No obstante volvió la mirada hacia los valores de las personas y del mundo en general, lo que supuso una visión diferente del mundo y unos cambios sociales y políticos a causa de los descubrimientos que se produjeron tanto en el campo geográfico (descubrimiento de América, por ejemplo) como en el científico (la imprenta, también como ejemplo). 
      En el Arte, el aspecto teocéntrico de los distintos temas del Gótico van dejando paso a un humanismo que, sin dejar los temas religiosos, entra a formar parte de la temática renacentista.
      Una particularidad es que la 'perspectiva' hace acto de presencia en los cuadros.
      Ahora les pongo unos cuadros sobre el tema que tratamos según el enfoque de algunos pintores renacentistas más conocidos (obviamente no puedo poner muchos por el espacio), poniendo una brevísima reseña de ellos.

     Domenico Ghirlandaio 

Florentino de nacimiento, vivió en la segunda mitad del 'quattrocento' italiano, donde desarrolló la mayor parte de su producción pictórica.

ALEJO FERNÁNDEZ
     Este Maestro llegó a Sevilla a principios del S, XVI, procedente de Córdoba. En su taller se formaron varios pintores influidos por su estilo.

ALBRECHT ALTDORFER
      Pintor y grabador alemán. Fue uno de los representantes de la Escuela del Danubio. Los temas bíblicos y e históricos fueron los protagonistas de muchos de sus cuadros.

BARTOLOMEO VIVARINI.
      Veneciano. Trabajó en el primer Renacimiento

GIOTTO DI BONDONE
     Artista que desarrolló varios estilos artísticos como la poesía, la escultura, la arquitectura y, especialmente, la pintura. Fue uno de los iniciadores del movimiento renacentista en Italia. Muchos estilos pictóricos posteriores estuvieron influidos por su obra.

Vittore Carpaccio
Fue un pintor de la escuela veneciana. Influyó en su pintura el estilo de Antonello da Mesina.

JUAN DE BORGOÑA
Pintor español. Tras hacer trabajos en Valencia y Barcelona también hizo en Tarragona y Gerona.

Andrea del Sarto
      Pintor florentino del Renacimiento y principios de Manierismo

FERNANDO DE LOS LLANOS
      Pintor español del Renacimiento activo en Murcia y Valencia. En la catedral de esta última ciudad  pintó las puertas del retablo mayor.

FRA ANGÉLICO
     Si bien se incorpora al estilo renacentista, en sus obras todavía se observan detalles del Gótico y del Bizantino.

MAESTRO DE SIGENA
     Pintor anónimo del Renacimiento que trabajó en Aragón.

     

Bocaccio Bocaccino
     Pintor italiano. Se le contrató en la iglesia de Santa María della Consolazione para pintar una tabla de altar, hoy desaparecida.

Jan de Beer,
     Pintor flamenco nacido probablemente en Amberes. Colaboró con los trabajos de las decoraciones para el recibimiento del Emperador Carlos V en la ciudad.


ALONSO BERRUGUETE
      Hijo de Pedro Berruguete. Se formó en Roma y Florencia. Conoció las composiciones de la Antigüedad clásica. Regresó a España en 1523 y ese mismo año comienza su actividad como escultor. En Valladolid se estableció y abrió su taller profesional.

          No me atrevo a seguir poniendo más cuadros para no cansarles. La próxima entrada procuraré que sea la última sobre este tema.

EL NACIMIENTO DE LA VIRGEN MARÍA EN EL GÓTICO.-13-JUNIO-2017

Posted by Caminante y peregrino

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-CAVALLINI, Pietro.-GÓTICO
      Ciertamente hay mucho material sobre el tema del natalicio de María de Nazaret. Necesariamente he tenido que seleccionar y en esta entrada pongo unos cuadros y una talla en madera sobre este tema, con autores del Gótico.
      Corresponde a Pietro Cavallini abrir el tema con un mosaico existente en el ábside de la iglesia de Santa María del Trastevere, de Roma.

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-PEDRO BERRUGUETE.-GÓTICO
      Los tres cuadros siguientes salieron de los pinceles del español Pedro Berruguete. Los he puesto precisamente por una particularidad: aun siendo del mismo tema tienen un enfoque distinto el de arriba con los dos siguientes, pero todos tienen una similitudes muy particulares.

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-PEDRO BERRUGUETE.-GÓTICO
      En el primero vemos un personaje masculino, presumiblemente San Joaquín, que en los otros dos no lo presenta, pero que entre sí presentan una  gran semejanza.

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-PEDRO BERRUGUETE.-GÓTICO
      A continuación les pongo una hermosa talla existente en el respaldo de un asiento de la sillería del coro de la Catedral de Amiens, en Francia, según el diseño de Arnould Boulin, Antoine Avernier y Alexandre Huet. Se hizo con madera de roble.

                                    NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-TALLA.-GÓTICO

      Termino por ahora con el gótico con otros dos cuadros. Seguiremos con el mismo tema desde la visión renacentista.

NACIMIENTO DE LA VIRGEN MARÍA 1.-PIETRO LORENZETTI.-GÓTICO

NACIMIENTO DE LA VIRGEN.-DELLO DELLI.-GÓTICO

Como una continuidad.-26-ABRIL-2017.-

Posted by Caminante y peregrino

      Cuando en mayo de 2010 comencé este blog en el curso que hice en la Universidad de Alicante, no podía imaginar que iba a durar tanto tiempo, pero lo que empezó como unos simples ejercicios de clase fue tomando cuerpo y me planteé la aventura de dar a conocer la historia de Jesucristo desde el prisma del Arte.
      Era un reto y había materia para mucho tiempo. Encomendándome a Dios y a la Virgen nuestra Madre, esto fue tomando forma poco a poco y la dedicación, el esfuerzo, la investigación y la búsqueda de material así como el trabajo hecho ha culminado con Pentecostés y el nacimiento de una joven Iglesia a fuerza del Espíritu Santo, según había prometido su Fundador.

      Y ahora, finalizada la actuación de Jesucristo en este mundo, resucitado y glorioso, cumplida la Misión encomendada por el Padre, ¿qué va a pasar con este blog? 
      Esta especie de biografía de Jesús de Nazaret está finalizada, pero dando vueltas a sus páginas me he dado cuenta que ese segundo protagonista del blog, el Arte, ha quedado ligeramente disminuido, según el planteamiento inicial de los comienzos. Me explico.
     Es cierto que en cada uno de los temas tratados, independientemente del espacio que hayan ocupado, ha sido ilustrado con cuadros o esculturas básicamente que han tenido relación con el tema expuesto en cada momento.
    Ahora bien. En algunos casos han existido una cantidad enorme de autores que han tratado el tema en cuestión, lo que ha hecho imposible poner todos los cuadros o esculturas (algunos realmente magníficos) que tenía dispuestos. 
      Tuve que optar por archivarlos todos, tanto los publicados como los que no pude poner.
      Desde el nacimiento de la Virgen María (fue el primer tema que publiqué), puse varios cuadros sobre cada tema. Por ejemplo, en el de la Anunciación del Ángel a María fueron 44 imágenes entre pinturas y esculturas de varios estilos artísticos.
      En cambio, en el sueño de José, cuando el Ángel le revela que realmente el Hijo que su esposa María lleva en su seno es por obra del Espíritu Santo, solamente publiqué tres cuadros porque no disponía de más en mi archivo en ese momento. Se han dado muchos casos así, pero realmente existen muchos casos como estos en todos los temas. Hay cuadros, esculturas y autores que vale la pena darlos a conocer. El Arte y los protagonistas de los cuadros y esculturas lo merecen, ¿no creen?


      Pienso, no sé si correctamente o no, que la nueva línea de actuación del blog podría ser ésta y si el tema se agotase, Dios dirá lo que se puede hacer.
      Para empezar, he querido centrarme en nuestra Madre la Virgen Santa María, por ser la Madre de Dios y la nuestra. Y ya que con Ella comencé este blog que sea Ella también la que comience esta nueva etapa. 

      Dentro de estos parámetros me faltaba el tema y buceando por internet encontré uno precioso: el AKÁTHISTOS, un gran himno de acción de gracias de la liturgia oriental griega, con una antigüedad de 1.500 años, que trata sobre el misterio de su Maternidad Divina. Lo cantan y escuchan de pie, igual que cuando se da lectura al Evangelio de la Misa, en señal de una reverencia especial hacia nuestra Madre.

      Esto me ha llevado a buscar y encontrar varios iconos sobre la Virgen con su Hijo en brazos o en el pecho, algunos de los cuales ilustran esta entrada monográfica.
      Los dejo ahora con algunos iconos más sobre el tema elegido.  


Era una fiesta arraigada...(y II).- 16-marzo-2017

Posted by Caminante y peregrino

      No podían permanecer allí. Se sentían impulsados hacia el exterior, hablar con todos y comunicarles lo que habían vivido hacía apenas unos instantes. Así lo hicieron y en cuanto se vieron entre las gentes comenzaron a dirigirse a ellos y a contarles sus vivencias, porque 'todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extrañas, según el Espíritu Santo los movía a expresarse'. (Hch. 2, 4).

      'Se hallaban entonces en Jerusalén judíos piadosos venidos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido acudieron en masa y quedaron estupefactos, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Todos, atónitos y admirados, decían: -¿No son galileos los que hablan? Entonces, ¿cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua materna? (Hch. 2, 5-8). Era un fenómeno al que nadie  estaba acostumbrado y la perplejidad del auditorio aumentaba por momentos, porque no podían asimilar que partos, medos, elamitas, egipcios, árabes o romanos los oyesen hablar cada uno en su propia lengua con un tema común: las grandezas de Dios.
      Algunos israelitas que contemplaban estos hechos se sentían aturdidos. No podían entender aquel fenómeno inaudito al que apenas daban credibilidad aun siendo testigos presenciales. No les cabía duda que Yavéh era el autor de semejantes maravillas, pero les costaba admitirlo. Entre ellos había un grupo de cuatro israelitas que comentaba fervorosamente aquellos hechos: 'Jamás se me hubiera ocurrido pensar que Dios se nos manifestase de esta manera. Porque tengo la seguridad de que todo esto es obra suya', comentó el llamado Meser.
     
      Eleazar no cesaba de mirar los nutridos grupos de israelitas bienintencionados comentando este suceso, cada vez más convencidos de que aquello era una señal de Yavéh. '¿Recordáis? -dijo. Y continuó con los ojos levemente cerrados: 'Os rociaré con agua pura y os purificaré de todas vuestras impurezas e idolatrías. Os daré un corazón nuevo y os infundiré un espíritu nuevo; os arrancaré el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Infundiré un espíritu en vosotros y haré que viváis según mis mandamientos, observando y guardando mis Leyes. (Ez. 36, 25-27). Sí. ¡Claro que sí! Los otros tres amigos asintieron con la cabeza.

      A Yarin le vino a la cabeza el profeta Isaías y completó la cita de su amigo Eleazar con la voz entrecortada por la emoción: 'Yo derramaré agua sobre el sediento, arroyos en la tierra ardiente; derramaré mi espíritu sobre tu estirpe, mi bendición sobre tu descendencia, y crecerán como hierba junto al agua'. (Is. 44, 3). Quedó en silencio. Sus amigos también, pero en su interior muchas emociones corrían por sus pensamientos y por sus recuerdos vividos hacía muy poco tiempo en el Calvario mientras contemplaban el sufrimiento del Siervo de Yavéh.
      Juntos marcharon a mezclarse con los que habían acudido  al lugar para averiguar el fortísimo trueno que habían oído a qué se debía y oyeron las opiniones más peregrinas. Mientras unos 'estaban estupefactos y perplejos diciendo: ¿Qué significa todo esto?', porque no lo consideraban natural y tenían claro que era algo totalmente fuera de lo habitual, 'otros, por el contrario, se burlaban y decían: -Están  borrachos'. (Hch. 2, 12-13).

      '¡Atención, amigos.! Mirad...' Quien así hablaba era Meser, que llamó la atención de sus amigos señalando el lugar hacia donde se encontraban los apóstoles. Vieron que reclamaban silencio y cuando empezó a producirse, 'Pedro, en pie con los once, levantó la voz y declaró solemnemente: -Judíos y habitantes todos de Jerusalén, fijaos bien en lo que pasa y prestad atención a mis palabras. Estos no están borrachos como pensáis, pues son las nueve de la mañana. Lo que ocurre es que se ha cumplido lo dicho por el profeta Joel:
      En los últimos días, dice Dios, derramaré mi espíritu sobre todo hombre, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros jóvenes tendrán visiones y vuestros ancianos sueños sobre mis siervos y mis siervas derramaré mi espíritu en aquellos días y profetizarán'. (Hch. 2, 14-18).
      El silencio era absoluto. Según iba hablando Pedro, hasta los más incrédulos habían enmudecido y la totalidad del auditorio estaba pendiente de cuanto un desconocido Pedro se dirigía a ellos explicándoles lo que estaba sucediendo apoyándose en las Escrituras como si fuese un Maestro de la Ley. Tras una breve pausa y cambiando la forma de dirigir el mensaje a esa porción  del pueblo allí congregada, se dirigió nuevamente a ellos:

      'Israelitas, escuchad. Jesús de Nazaret fue el hombre que Dios acreditó ante vosotros con los milagros, prodigios y señales que realizó por medios de Él entre vosotros, como bien sabéis. Dios lo entregó conforme al plan que tenía previsto y determinado, pero vosotros, valiéndoos de los impíos, lo crucificasteis y lo matasteis. Dios, sin embargo, lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte, pues era imposible que ésta lo retuviera en su poder'. (Hch. 2, 22-23).
      El número se había incrementado algo  y según iban captando el sentido del mensaje de Pedro, no les importaba quedarse para terminar de oír cuanto decía, pues adivinaban que todavía no había finalizado de transmitir su mensaje. Y así fue, pero lo que dijo a continuación les hizo sentirse  aludidos y reconocer en algunos de ellos , su culpabilidad: 
      'Así pues, que todos los israelitas tengan la certeza de que Dios ha constituido Señor y Mesías a este Jesús a quien vosotros crucificasteis'.
      'Estas palabras les llegaron hasta el fondo del corazón, así que preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: .-¿Qué tenemos que hacer, hermanos?' 
PEDRO BAUTIZA A LOS CONVERSOS.-MASACCIO.-RENACIMIENTO
Era el momento clave. En su interior todos se sentían culpables de aquella crucifixión que los fariseos y sacerdotes habían deseado inicuamente. Estaban viendo meridianamente claro que habían sido manipulados y a algunos de los presentes les martilleaban en el cerebro sus gritos pidiendo la crucifixión del Justo. Y aquello era como una enorme y pesada losa sobre sus conciencias.
      Inmediatamente de oír la pregunta que les dirigían, 'Pedro les respondió: -Arrepentíos y bautizaos cada uno de vosotros en nombre de Jesucristo, para que queden perdonados vuestros pecados. Entonces recibiréis el don del Espíritu Santo. Pues la promesa es para vosotros, para vuestros hijos  e incluso para todos los de lejos a quienes llame el Señor  nuestro Dios. 
      Y con otras muchas palabras los animaba y los exhortaba, diciendo: Poneos a salvo de esta generación perversa. Los que acogieron su palabra se bautizaron y se les agregaron aquel día unas tres mil personas'.(Hch.2, 36-41).

     La Iglesia fundada por Jesucristo y sellada con su Pasión, Muerte y Resurrección, comenzaba a caminar. Era el amanecer de una nueva aurora que solamente finalizaría con la Parusía o Segunda Venida gloriosa del Salvador.
EL TRIUNFO DEL CRISTIANISMO SOBRE EL PAGANISMO.-GUSTAVO DORÉ.-REALISMO
      Hoy, en el siglo XXI, continuamos con la esperanza puesta en nuestro Salvador y Señor, esperando esta Segunda Venida.
Laudetur Iesus Christus. 
Alabado sea Jesucristo.    

Era una fiesta arraigada... (I) .- 24-febrero-2017

Posted by Caminante y peregrino

      Hacía muy poco tiempo, apenas cincuenta días antes, el pueblo hebreo había celebrado aquella fiesta tan arraigada, tanto por su nacionalismo como en el interior de las propias personas, porque suponía la conmemoración de aquel hecho histórico que, del brazo poderoso de Yavéh, los había transformado de un pueblo esclavo y vilipendiado en una nación libre, provista de unas Leyes, que daba culto al único Dios verdadero que los había elegido para ser su pueblo.
      En su memoria conservaban la tradición recordando la salida de Egipto, la persecución posterior por el ejército del Faraón y el paso por el mar Rojo. Todo era recordado con cariño y entusiasmo año tras año. Era la Pascua. El Pésaj.
      'Tres veces al año celebrarás fiestas en mi honor',(Éx. 23, 14). Era el mandato que Dios les había dado y los hebreos lo cumplían puntualmente, pues lo tenían todo reglamentado por el mismo Yavéh: 'Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo sábado, y entonces ofreceréis al Señor una ofrenda de granos nuevos'. (Lv. 23, 16). Esta fiesta comenzó a llamarse en sus principios 'la fiesta de las siete semanas' (shabuot) y tenía un sentido eminentemente agrícola, pues era la celebración de la acción de gracias por la recolección de las cosechas: 'Observarás también la fiesta de la siega, de las primicias de todo lo que hayas sembrado del campo. Y la fiesta de la recolección, al terminar el año, cuando recojas de los campos el producto de tu trabajo'. (Éx. 23, 16). 
      Con el tiempo, el sentido primigenio de esta festividad se convertiría en la conmemoración de la Alianza entre Dios y el pueblo judío representado por Moisés, en el monte Sinaí, cuando Yavéh le entregó las Tablas de la Ley para el pueblo israelita. Más adelante la festividad recibió el nombre de Pentecostés por los cincuenta días que transcurren desde la Pascua hasta la celebración de esta otra festividad.
      Durante los días que duraba la celebración de Pentecostés, eran muchos los judíos, incluso de la diáspora, que iban a Jerusalén, si bien también se dirigían allí de otras razas y naciones por negocios u otros motivos.
      En este ambiente festivo iba transcurriendo la convivencia de los Apóstoles y los discípulos de Jesús. Iban y venían por todo Jerusalén procurando no hacerse ver ni notar por los fariseos doctores de la Ley o sacerdotes del Templo. Todavía conservaban algo del miedo  que habían tenido cuando vieron el sufrimiento de Jesús en su Pasión y Muerte.
      No obstante, cuando alguien se les acercaba para preguntarles algo sobre su Maestro, le contestaban con prudencia y cuando llegaban a la conclusión  de que sus intenciones eran sinceras y cabales les añadían más detalles. Incluso a algunos de ellos se los llevaban donde habitualmente se reunían y hacían oración con todos. 
      Los que no vivían en Jerusalén pero aún permanecían allí desde la Resurrección, aunque tenían deseos de regresar a sus casas no querían hacerlo porque todos ellos tenían presentes las palabras de Jesús momentos antes de ascender al cielo: 'No salgáis de Jerusalén; aguardad más bien la promesa que os hice de parte del Padre; porque Juan os bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo dentro de pocos días'. (Hch. 1, 4-5).

      Nadie sabía el significado que encerraban aquellas palabras, pero a nadie se le ocurría preguntar nada a nadie. Sin embargo, aunque todos se sabían conocedores del tema a un mismo nivel, no se podía evitar que mirasen a Pedro esperando que les transmitiese alguna novedad, quizá recibida de lo alto.
      Pero no. Aunque Pedro era consciente de esas miradas de sus compañeros, nada podía decirles porque nada sabía, pero como en ese momento eran bastante numerosos, se atrevió a decirles algo para ayudarles en lo que pudiera en la espera en la que todos estaban inmersos: 'Hermanos y amigos, sé que todos recordáis el mensaje que nuestro Maestro y Amigo nos transmitió y estáis expectantes en su cumplimiento. Os aseguro que personalmente me encuentro igual que vosotros, pero sí deseo deciros dos cosas: La primera es que os fijéis en la actitud de María, la Madre del Señor. Sabe lo mismo que nosotros. Espera lo mismo que nosotros. Ama más que nosotros. Y su paciencia y confianza es muy superior a la nuestra. Nosotros hemos convivido tres años con el Maestro. Ella ha convivido treinta y tres años con Él. Jamás ha pedido nada y sin embargo lo ha dado todo. Hemos de aprender de ella, de su paciencia y de su esperanza.

      María notó que los ojos de todos se posaron en ella pero no dijo nada, lo cual no era nada extraño, pues toda su vida había mostrado una prudencia enorme y exquisita que se traducía en su silencio. Cerró sus ojos, inclinó suavemente su cabeza sobre el pecho y continuó escuchando a Pedro.
      'La segunda cosa que os quería decir -continuó Pedro- es que repaséis en vuestra memoria si ha habido algo que Jesús haya dicho y no haya cumplido. Nada encontraréis porque siempre ha cumplido cuanto ha dicho y ésto de ahora no va a ser ninguna excepción. Estad, pues, tranquilos. Cuando lo considere oportuno hará lo que crea conveniente  y sabremos en el acto que es lo que prometió. Ahora os sugiero una cosa que me parece la más adecuada en estos momentos: vamos a orar juntos aquí y ahora. Pongámonos como estábamos en el cenáculo celebrando la última Pascua con Él, antes de ir a Getsemaní y abrámosle, una vez más, nuestro corazón'.
      Pedro calló y todos sin excepción inclinando la cabeza centraron sus pensamientos en Aquel que había marcado sus vidas y de una u otra forma a Él dirigieron sus corazones, sus propósitos, su disponibilidad,... Nada se oía pero todos comenzaron a sentir un suave calor, absolutamente desconocido, que les envolvía y se sentían como poseídos por Él. 'De repente vino del cielo un ruido, semejante a un viento impetuoso, y llenó la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas como de fuego, que se repartían y se posaban sobre cada uno de ellos'. (Hch. 2, 2-3).
PENTECOSTÉS .-JEAN RESTOUT.-NEOCLASICISMO
      Abriendo los ojos veían a sus amigos y compañeros igual que antes, pero sintiéndose diferentes. Eran hombres y mujeres nuevos. Estaban comprendiendo que la promesa de Jesús se estaba cumpliendo en ese preciso instante. Notaban el calor y la presencia del Espíritu Divino en cada uno de ellos. Sentían la realidad del significado de las palabras que les dirigió comunicándoles que 'serían bautizados con Espíritu Santo'. Comprendían que todos eran ya una Comunidad. Era el nacimiento de la Iglesia que Jesús comenzaba a edificar sobre la Roca de Pedro, según las palabras que antaño le había dirigido: 'Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella'. (Mt. 16, 18).

Matías.-28-enero-2017

Posted by Caminante y peregrino

SAN MATÍAS.-Abadía de San Matías en Trier
      Las palabras de Pedro fueron acogidas en medio de un gran y respetuoso silencio. Muchos de los presentes movieron en silencio la cabeza haciendo un gesto afirmativo. La idea era buena. Incluso correcta. Y todos comenzaron a pensar en quien o quienes podrían reunir las condiciones indicadas por Pedro para ocupar el sitio que Judas Iscariote había dejado vacante. Algunos se juntaban en corrillos para hablar del tema y analizar conjuntamente las cualidades de los que estaban allí presentes y que llevara una vida en concordancia con las enseñanzas del Maestro y hacer la propuesta oportuna si llegaba el caso.
     
'Presentaron a dos: a José,apellidado Barsabás, por sobrenombre Justo, y a Matías'. (Hch. 1, 23). No se presentaba fácil la elección, pues cualquiera de ellos reunía las condiciones necesarias de manera sobresaliente y llevaban una vida absolutamente ejemplar. ¿Qué procedimiento seguirían para elegir a uno de ellos? Los Once hablaron entre ellos y tras haber expuesto su opinión, Pedro volvió a dirigirse a todos:                                                   ELECCIÓN DE MATÍAS                           'Amigos -les dijo- ciertamente que cualquiera de ellos es merecedor de ocupar un puesto entre nosotros, pero solamente puede ser uno. Hemos pensado que como el Maestro nos fue eligiendo a nosotros uno por uno para acompañarlo a todas partes y compartió sus enseñanzas y confidencias con nosotros, debemos dirigirnos a Él todos para que nos ilumine y nos marque de la manera que considere oportuna a quién desea tener en el puesto número doce. Y puesto que Él nos dijo que estaría siempre con nosotros vamos a orar todos para que nos ilumine y hagamos la elección según su preferencia'.
     
'Y oraron así: "Tú, Señor, que conoces lo corazones de todos, señala a cuál de estos dos has elegido para ocupar, en este ministerio apostólico, el puesto del que se apartó Judas para irse al lugar que le correspondía". Echaron suertes y le tocó a Matías; y quedó asociado al grupo de los once apóstoles'. (Hch. 1, 24-26).                                                    San Matias.-ICONO S. XIV                          Matías fue recibido por cada uno de los apóstoles con un efusivo abrazo de bienvenida así como por todos los asistentes, pero Matías, aunque orgulloso de pertenecer al grupo de los que habían vivido con el Maestro, se sentía agobiado por la responsabilidad. Tenía auténtica ilusión de dar a conocer las enseñanzas de Jesús, pero estaba preocupado por la alta responsabilidad adquirida. 'Jesús, ayúdame'. Esta brevísima oración al Mesías de Israel tuvo una inmediata respuesta, ya que por su mente pasó una frase que se la había oído en un momento concreto: 'Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras vidas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera'. (Mt. 11, 28-30).
      Un gran paz invadió su alma. Se sentía libre y capaz para vivir la bendita y maravillosa aventura de proclamar la vida, las enseñanzas y  las palabras del Maestro de todos ellos y que a él le habían hecho dar un vuelco en su existencia. Sí. Ante él se abría un panorama de mucho trabajo que requería una total dedicación. Procuraría no defraudar a nadie, pero especialmente a su Maestro y Señor.
SAN MATÍAS